El basural humano

Home/Opinión, Repliegue/El basural humano

El basural humano

Columna de opinión de Diego Domínguez.

“Todos comemos asqueados del mismo basural humano, pero ninguno de nosotros se atreve a vomitar, por miedo a quedar vacíos…”

Un trabajador carnero (no seamos hipócritas ni políticamente correctos y llamemos a las cosas por su nombre) asesina de un tiro a otro trabajador porque este le increpó por su ovina actitud: trabajador con antecedentes por violencia. Ese mismo que hoy dejó una familia destruida.
En los últimos días numerosos casos de agresiones contra peones rurales por reclamar sus derechos. Y en todos estos casos lo vomitivo de “la gente común” y sus pareceres y comentarios, no tiene límite,  justificando la violencia de la forma más servil y funcional. Pero lo que más debería asustar es que detrás de toda esa justificación de la violencia, no existe la más mínima convicción. Defiendo a los patrones que abusan porque los sindicalistas están de vivos, defiendo al capataz que golpea al peón porque siempre se trabajó así, y que viene a reclamar ahora… y en la mayoría son trabajadores asalariados quienes toman esa actitud servil.
En los últimos años asistimos a una redefinición cultural muy profunda, para nada solapada, pero tan gradual que apenas nos dimos cuenta (o no quisimos hacerlo a tiempo, por miedo o pereza de tener que hacer algo al respecto). Nos han martillado en la cabeza y nos han moldeado el “pensamiento” sobre todo mediáticamente, con axiomas simples y vacíos, como conjuro de palabras que solo alimentan nuestro odio. Precisamente quienes hacen esto son los primeros en tratar de retrógrados a quienes sostenemos que la lucha de clase está más vigente que nunca, justamente ellos que llevan años alimentando el odio de clase, porque son quienes más odio tienen.
Y para algún posmoderno que se compró la teoría del fin de los tiempos etc., ¿Cuándo algún beneficio se consiguió porque quienes detentan el poder lo ceden voluntaria y altruistamente?
La derecha más rancia está más viva que nunca y más fuerte pero no por ser mayoría, sino por tener un rebaño formidable de analfabetos mediáticos con capacidad de crédito para que le vendan cosas materiales junto con un montón de ideas y definiciones sobre el mundo que lo rodea.
Un amigo suele decir (y es de los pocos por no decir casi el único del movimientos sindical) “vienen por todo”, frase no muy compleja, pero que como premonitoria letanía se viene haciendo realidad, mientras que seguimos dormidos. La derecha (no solo como expresión política social, sino como postura filosófica humana), avanza. No pide permiso, no tiene códigos, solo apunta y dispara, arrebata y aplasta, porque es el poder. No toma medidas pacíficas. No pide permiso, ni negocia.
Entender esto no es lo difícil, si no fuera que el problema es que somos un montón de cómodos, porque para eso nos formaron. Es más efectivo que el terror y la represión.
Estamos cómodos y anestesiados, y darnos cuenta de la realidad implicaría tener que aceptar que algo hay que hacer, y que nadie va a venir a hacerlo por nosotros…. Pero ¿saben qué? ¡Da mucho laburo!, trabajo todo el día, apenas llego a pagar las cuotas de cuanta pelotudez me quiero comprar, como para tener que ver de hacer algo… no, no, aparte los que protestan y militan, son todos cómodos, fíjate que ese aumento o aquellas condiciones de trabajo que consiguieron no me parecieron suficientes cuando cobré, por eso no me afilio al sindicato. Tiene razón el patrón…

En esta mierda nos hemos convertido, escondamos los espejos.
Felicitaciones…

By | 2018-01-04T18:38:50+00:00 enero 4th, 2018|Opinión, Repliegue|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment